• PREGON MERCADO MEDIEVAL

[03/02/2014]

A todos los que quieran y puedan oír, ver y entender, y a los que les falle por encerado el oído, por tuertos o bizcos la vista, o por posesión maligna o idiotez las entendederas. Mozos y Mozas de espíritu y cuerpos, Nobles, Clérigos y Pueblo. A todos y a todas. Desde aquí se  anuncia para publico conocimiento que:

Han de celebrarse ferias , justas y mercados, desde hoy y hasta  la amanecida del día de San Blas, por las principales calles y plazas de Orihuela, tierra de Moros, Cristianos, Judíos y de tantos otros que en paz  en armonía quieran estar, y correr por ella, con su Dios o sin él.

Para que suceda tan magno acontecimiento, queden libres hombres y mujeres de cualquier sometimiento, que esta es tierra de iguales y  no de sometidos, de libres y no de esclavos. Y que hagan, por orden de este concejo, buen uso de su libertad, que no tiene más límite que la del respeto al que obliga el buen compañerismo y mejor vecindario.

Procedan a abrirse, desde ahora y en tres días, puestos, paradas, corraletas, talleres, fondas, tabernas, cuadras, teatros y corralas. Se abra en definitiva este pueblo de par en par, para los propios, que han de tomar las calles y las plazas como si de sus casas se tratara, y para los extraños, que desde ahora esta se convertirá en su casa, y no tendrán por tanto nada de extrañeza.

Queden en este tiempo también abiertas, para orgullo de propios y regocijo de ajenos, Iglesias, conventos, palacios, torres, torreones, subterráneos y cuantas salas cuelguen en sus muros obras de artistas que los fueron de este reino y de otros lejanos en leguas y jornadas.

Que sean las justas y las batallas, nobles y caballerosas, para satisfacción de los contendientes y divertimento del respetable, que espera en la batalla nobleza, en la derrota entereza y en la victoria humildad.     

Pero sobre todo se ordena, si tal cosa se pudiese ordenar,  divertimento, regocijo y alegría, de los cuerpos y de las almas,  que ambas componen al hombre y a la mujer y ambas se les puede dar buena y  merecida satisfacción a un tiempo.

Aflojen la bolsa los ricos, porque no hay mayor riqueza que el dispendio y la generosidad, y los pobres, porque el gasto en esta feria , por alto que sea, no los va a sacar de su pobreza, pero seguro que los meterá en alegrías.

Aflojen también sus pretensiones los que horadamente y bien llegan a la ciudad a hacer negocio, que el trabajo y el buen servicio suele llenar la bolsa y la avaricia  siempre rompe el saco.

Entiendan que no es tiempo de dispendios, que la usura de unos pocos merma la soldada de la mayoría, y es con esta soldada de los más  con la que se hace el negocio de la feria, que nunca fueron estos lugares frecuentados por ricos usureros.

Es tiempo de comprar, vender, cambiar y  divertirse. De llenar la panza y refrescar el gaznate con los pucheros de la tierra y las viandas llegadas de lejos, con los caldos del lugar y las barricas y pellejos traídos de otras tierras.

Es tiempo para la risa, para el amor, para comer, beber y retozar, es tiempo para la alegría de todos olvidándose de las riñas y de las disputas, que suelen dar pocos placeres y si muchos sin sabores, que al final amargan a los más y nunca satisfacen ni siquiera a los menos.

Es por ello   que se comunica y ordena, cambiar  por paz la pelea, y si alguien de este pueblo o de este mismo concejo tiene tan infame necesidad,  se le aconseja que tome pócimas y refriegas que también se venden entre los mercaderes que hasta aquí han llegado.

Se ordena en definitiva: vivir, sentir,  soñar y disfrutar este mercado que ahora se inaugura.  

 En Orihuela el día de San Juan Bosco del año en el señor de 2014

  • Debes ser un usuario registrado para comentar.